Cargando Eventos
Este evento ha pasado.

¿Cuales son los problemas a los que nos enfrentamos para vivir una vida plena y desarrollando las aptitudes para que hemos venido al mundo?. A esta pregunta se plantea responderte este taller, donde a través de una mezcla de arte terapia y musico terapia, podremos comprender las prioridades de la vida y como sanarnos para poder vivir una vida mas consciente y en sintonía con nuestra verdadera misión.

Ulises Eliza es artista y director de Vilarcangel, su proceso vital se manifiesta a través del vinculo entre el arte y la magia y el se dedica a la enseñanza y desarrollo de un modo consciente de vivir a través de la creatividad. Desde hace mas de dos décadas a través del arte contemporáneo investiga el vinculo entre el mundo visible e invisible que el ser humano llama el ámbito de lo sagrado.

En el taller aprenderemos a utilizar las herramientas creativas para poder desarrollar nuestro poder personal para conseguir nuestros propósitos, siempre y cuando se dirijan hacia la felicidad y la ayuda de nuestro entorno y de todos los seres vivos.

Los puntos sobre los que se incidirá y trabajaremos en el taller son los siguientes:

Ejercicio (procesos corporales y psicoperformance), dieta y nutrición, relación y tiempo en la naturaleza, servicio social y ayuda a los demás, relaciones sanas y fluyendo en la verdad, creatividad (música y arte) y contemplación (relajación y meditación), religiosidad y espiritualidad.

Horario

Viernes

18h.- Presentación y paseo al río

20h.- Circulo de intenciones

22h.- Cena vegana

23h.- Ritual de farmagia

Sábado

10h.- Formas de meditación

11h.- Desayuno vegano

12h.- Taller de farmagia

14h.- Comida vegana

16h.- Taller de farmagia

18h.- Paseo al río

19h.- Medicina del rapé y ceremonia de farmagia

20h.- Temaskal

22h.- Cena vegana

23.30h.- Concierto de frecuencias armónicas

Domingo

12h.- Farmagia corporal, moviendo la energía del cuerpo y aquietando la mente

13h.- Recapitulación y reafirmaciones de procesos de intenciones

15h.- Paella vegana

Precio por el taller en pensión completa y alojamiento la noche del viernes y el sábado, 40€.

 

Farmagia

En nuestra sociedad capitalista no existe el oficio de chamán. Lo más cercano a lo que podrías acceder es al quehacer del artista, única disciplina en nuestro sistema que no precisa pasar obligatoriamente por el filtro empirista. Tengo muchos amigos y compañeros que desarrollan estudios sobre el chamanismo, son médicos, científicos, biólogos, psicólogos…   siempre podrán escribir multitud de ensayos sobre el tema, profundos y elaborados,  pero a la hora de poner en práctica el ancestral oficio del chamán se encontrarán viciados  por el conocimiento racionalista que les impide ejercer la labor con libertad:  la experimentación y el desarrollo de ese conocimiento ancestral, el cual se encuentra constantemente desacreditado, etiquetado como movimiento newage. Así que, si pretendes desarrollar el oficio de chamán sin tapujos desde una perspectiva  aceptada socialmente, solo te queda la salida de ser artista.

Desde 1996 en mi trabajo artístico vengo buscando esa vinculación entre el arte y la magia. Todos mis trabajos han llevado durante mucho tiempo la etiqueta de “tratamiento y diagnóstico artístico”, pues a través de un enfoque interdisciplinar, mezclando la música, la performance y disciplinas mánticas, he tratado de recrear la desdibujada figura del chamán, para redefinirlo en el nuevo contexto actual. En mis acciones siempre he tratado en primer lugar de restablecer con mis espectadores el vínculo perdido de la conexión con la naturaleza. Para ello, y desde hace más de una década, vengo realizando muchos de mis eventos en los solsticios y equinoccios, con el objetivo primordial, previo a la realización de la acción (ritual), de que los espectadores no solo comprendan lo que representan estos fenómenos naturales (que marcan y han marcado el curso de casi todas las religiones), sino que conquisten la experiencia misma haciéndola suya, que vuelvan a ser uno con lo que observan. Por otra parte, realizo también un trabajo más personalizado, propio  con cada individuo, en el que trato de restablecer a través de un proceso creativo, su vínculo y conexión con él mismo, mediante un redescubrimiento de las verdades universales que rigen nuestra existencia, donde todo es impermanente y está en constante cambio.  Entender que formamos parte de un todo indisoluble, que compartimos desde el aire que respiramos y el sol que nos calienta hasta el agua y el alimento que nos sustenta. Volver a ser conscientes de esos valores nos hace replantearnos nuestra relación con el medio en el que vivimos, pues considero que el desequilibro ecológico que sufre el planeta es un concepto equivocado y antropocéntrico, ya que tal desequilibrio lo sufrimos primeramente en nosotros mismos. Seguimos siendo parte de la naturaleza aunque hayamos elegido la opción de ser una célula dañina en lugar de una colaborativa que viva en armonía con ella. Gracias a las experiencias y trabajos que vengo desempeñando actualmente, he determinado nombrar a esta nueva disciplina artística en la me hallo inmerso farmagia, pues si la farmacia otorga medicina al cuerpo, la farmagia se la ofrece al alma.